Mis personales versiones

La primera vez que leí The Catcher in the Rye, la obra maestra de J. D. Salinger, sinceramente me enteré de poco. No entendí el asunto del libro y, de hecho, no lo llegué a apreciar. Tenía 18 años y pocas posibilidades de entender lo que el autor quería expresar, la problemática que vivía el personaje principal ni el problema existencial y atemporal de la primera juventud.

Posiblemente cada traductor sea capaz de escribir su propia versión de un libro, dependiendo de su edad, su origen e incluso su propia experiencia. Cada lector lee el libro que quiere leer en cada momento y puede imaginárselo de forma distinta cada vez.

El traductor lee e imagina su propio libro y yo te ofrezco lo que mi imaginación ha querido entender de cada uno de los libros que he leído y me han regalado estos/as autores:

Por cierto, leí The Catcher in the Rye con casi 50 años y lo disfruté sobremanera. Algún día ofreceré mi propia versión.